contactar a la Delegada de ANPAC en Sinaloa.

Mi foto
Los Mochis, Sinaloa, Mexico
1er. Jardín flor de mayo #38 fracc. del real C.P.81234 Oficina (668) 1760321 Celular 6681 383796

domingo, 20 de febrero de 2011

Periodismo y derechos humanos

Ana María Garduño Gaxiola (Rescate y tan actual)


Ética y periodismo. Periodismo y derechos humanos: Antonio Cacua Prada, hace poco más de cincuenta años, aún sin disiparse el humo de los incendios en la destruida capital de la República de Colombia, por el llamado "bogotazo", a raíz del asesinato del Caudillo liberal, doctor Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948, el "Gimnasio Moderno", un colegio de bachillerato situado al norte de la ciudad, le dio albergue a la IX Conferencia Panamericana y en sus sesiones aprobaron tres importantes documentos: "La Declaración de Derechos y Deberes del Hombre", "La Carta Internacional Americana de Garantías Sociales", y la "Convención Interamericana sobre Concesión de los Derechos Civiles de la Mujer". Tres instrumentos destacados del Sistema Interamericano en lo relativo a la protección de los derechos y garantías inalienables de la persona humana; según la información del Tratadista colombiano doctor DIEGO URIBE VARGAS. (DIEGO URIBE VARGAS. Los Derechos Humanos y el Sistema Interamericano. Ediciones Cultura Hispánica. Madrid. 1973, pág. 132).


COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS: En agosto de 1959, en la Quinta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, celebrada en la ciudad de Santiago de Chile, se aprobó la Resolución VIII sobre "Derechos Humanos", que creó la "Comisión Interamericana de Derechos Humanos". Compuesta por siete miembros de "elevada categoría moral y científica". En el Artículo 10 del Estatuto elaborado por el Consejo de la Organización de Estados Americanos, O.E.A., se lee: "Los derechos de cada hombre están limitados por los derechos de los demás, por la seguridad de todos y por las justas exigencias del bienestar general y del desenvolvimiento democrático". El 27 de febrero de 1970 entró en vigor el "Protocolo de Buenos Aires" de reforma a la carta de la O.E.A, en el cual se "crearon condiciones favorables al bienestar y a la dignidad humana", mecanismos de tutela, según el análisis del profesor URIBE VARGAS. (DIEGO URIBE VARGAS. Los Derechos Humanos y el Sistema Interamericano. Ediciones Cultura Hispánica. Madrid. 1972 páginas 140 y ss). El 1 de enero de 1980 entró en vigencia la "Convención Americana sobre Derechos Humanos", suscrita el 22 de noviembre de 1969 en San José de Costa Rica, en la "Conferencia Especializada Interamericana" sobre derechos humanos. (RAFAEL NIETO NAVI. Introducción al Sistema Interamericano de Protección a los Derechos Humanos. Pontifica Universidad Javeriana. Bogotá. 1988).


DERECHOS Y LIBERTADES: Sobre esta estructura jurídica y para "lograr una adecuada protección a los derechos fundamentales del hombre", se requiere como base esencial el ejercicio de la democracia representativa. Vale la pena recordar cuáles son los derechos y libertades establecidos en la "Convención Americana de Derecho Humanos":
La Convención instituye en su artículo 1° la obligación de "Respetar los derechos y libertades reconocidos en ella y garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra posición social". "Persona, según la convención, es todo ser humano". Los derechos y libertades establecidos en la convención son los siguientes: Derecho al reconocimiento de una personalidad jurídica. Garantiza la existencia de la persona humana frente a la Ley. Art 3. Derecho a la vida, "a partir del momento de la concepción". Art. 4. Derecho a la integridad física, síquica y moral. Art. 5. Prohibe la tortura, tratos crueles, inhumanos o degradantes. Los procesados deben estar separados de los condenados. Los menores apartados de los mayores. Las penas deben buscar la reforma y readaptación social de los condenados. Prohibición de la esclavitud y servidumbre. Art. 6. Prohibe la trata de blancas y el trabajo forzoso. Derecho a la libertad personal. Art. 7. Regula la detención y el encarcelamiento y prohibe la detención por deudas. Garantías judiciales. Art. 8. Nadie puede ser condenado sin haber sido oído y vencido en juicio. Suspensión de garantías, Art. 27, en caso de guerra, de peligro público o de otra emergencia que amenace la independencia o seguridad del Estado, Arts. 9 y 10. Protección de la honra y de la dignidad. Art. 11. Prohibe las injerencias arbitrarias en la vida privada. Art. 17. Libertad de conciencia y religión. Arts. 12. y 18. Sujeta a restricciones por razones de seguridad, orden, salud o moral públicas, o los derechos o libertades de los demás. Libertad de pensamiento y expresión. Recibir y difundir información o ideas. Se prohibe la propaganda a favor de la guerra y la apología del delito. Arts. 16 y 20. Derecho de rectificación o respuesta. Art. 14. Para proteger la honra y buena reputación. Derecho de reunión. Arts. 15 y 21. Libertad de asociación. Art. 16 con las limitaciones legales derivadas de la seguridad nacional, orden público, salud o moral publicas y los derechos y libertades de los demás. Protección a la familia Art. 17. Incluido el derecho de contraer matrimonio, igualdad de los cónyuges y entre hijos legítimos o extramatrimoniales. Derecho al nombre. Arts. 18 y 24. Derechos del niño. Arts. 19 y 24. Derecho a la nacionalidad. Art. 20. En virtud del jus soli y la prohibición de privar arbitrariamente de ella o del derecho a cambiarla. Derecho a la propiedad privada. Art. 21. Subordinado al interés de la sociedad. Derecho de circulación y residencia. Art. 22. Consagra la libertad de salir del país, el derecho de asilo, y prohibe las expulsiones colectivas. Derechos políticos. Art. 23. Limitados por razones de nacionalidad, residencia, idioma, instrucción y capacidad civil o mental o condena de juez penal. Art. 25. Igualdad ante la ley. Arts. 24 26. Protección judicial. Art. 25 o Hábeas corpus. Derechos económicos, sociales, educacionales y culturales. Art. 26. Entre ellos: Derecho al trabajo. Los derechos laborales no son renunciables. Derecho a la seguridad social. Derecho a la libertad sindical. Derecho a fundar familia: defensa de la madre y del niño. Reconocimiento del derecho al desarrollo económico, al bienestar de los pueblos. Incremento del producto nacional per capita. Reformas agrarias. Industrialización. Promoción de la iniciativa e inversión privada. Expansión de las exportaciones. Mecanismos de cooperación internacional. La educación debe capacitar a las personas para participar en una sociedad libre. Erradicación del analfabetismo. Educación primaria para todos y gratuita, procurar que la educación secundaria y universitaria sean gratuitas. Libertad de enseñanza y de cátedra. Derecho de los padres a orientar la educación de sus hijos. Libertad de establecer instituciones para la enseñanza. Derecho a participar libremente en la vida cultural de la comunidad. Los anteriores son los derechos humanos fundamentales. (MONROY CABRA GERARDO. Derechos y Deberes consagrados en la Convicción Americana sobre Derechos Humanos, en "Organización de los Estados Americanos". La Convención Americana sobre Derechos Humanos. Washington 1980, págs. 33 a 76).


CULTURA DE LOS DERECHOS HUMANOS: Como bien lo anotó don JUAN MONTALVO, "el alma noble cuando triunfa, no vé amigos ni enemigos; no vé sino ciudadanos, hermanos y compañeros todos". Hoy es necesario reemplazar la cultura de la violencia por la cultura de los derechos humanos. Si en la actualidad se violan los derechos humanos en mucho se debe a la ignorancia, al desconocimiento de la Ley, de los valores democráticos y de la autoridad. Se requiere de una permanente campaña educativa no sólo en los establecimientos y centros educativos sino con todos los miembros de la sociedad. "La educación para los derechos humanos no se puede limitar a una tarea de información sobre estos temas sino que tiene que cimentarse en una formación de actitudes y en una vivencia de valores que conduzcan al respeto de estos derechos" sostiene el profesor Luis E. Agudelo Ramírez, director de la "Asociación Colombiana Pro Derechos Humanos".


LA DEMOCRACIA ¿QUE ES LA DEMOCRACIA?: El profesor JOSÉ RODRIGUÉZ ELIZONDO, dice que "la democracia puede definirse como la autodeterminación de los pueblos, expresada en un régimen de derecho que promueve el progreso social y la elevación del nivel de vida dentro de un concepto amplio de libertad, que asegure el respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales, civiles, políticas, económicas, sociales y culturales." (JOSÉ RODRIGUÉZ ELIZONDO. Democracia y derechos humanos en América Latina. Ediciones de Cultura Hispánica. Madrid. 1989. pag. 20.)


LA VIOLENCIA: En los últimos años, los derechos humanos han sufrido una crisis en gran parte de los países. La impunidad, la ausencia de autoridad, el conformismo generalizado, han multiplicado la violencia guerrillera, el narcotráfico, el terrorismo, el secuestro, la corrupción y la delincuencia común. Contra esos factores negativos que violan los derechos humanos de la gran mayoría de los ciudadanos, los gobiernos no han implantado una política general que permita una convivencia civilizada. Las grandes mayorías de ciudadanos inermes miran perplejos cómo los topos de la delincuencia socavan los cimientos de la organización social y civil. El ex - Ministro de Educación colombiano, doctor JAIME ARIAS RAMIREZ, quien fuera Candidato a la Presidencia de la República, en un foro realizado el 4 de septiembre de 1997 en la Pontificia Universidad "Javeriana" de Bogotá; sobre "Violencia, Derechos Humanos y Medios de Comunicación", sostuvo: "El tratamiento de la violencia debe ser específico para cada tipo, una cosa es la agresividad fruto de la neurosis de la vida en las ciudades y de la falta de civismo de los habitantes de la urbe; otra es la que se ejercita en el seno de los hogares y que es generadora de odios, sufrimientos y amarguras; y otra muy distinta es la otra violencia que se expresa en el conflicto bélico con todas sus crueldades". "No veo sino unos pocos caminos para contrarrestar la actitud violenta de muchos de nuestros compatriotas en el largo plazo y para actuar en la cultura de la violencia que induce a actividades delictivas, a odios profundos y a tremendas confrontaciones. El único camino es la educación de las nuevas generaciones en valores como son la concordia, la tolerancia, la búsqueda de equidad, la justicia, el respeto por los derechos ajenos, la sumisión ante la ley y la autoridad legítima". "Lamentablemente nuestra educación desde la cuna muchas veces está impregnada de odios y arrepentimientos, a esto se suma el papel irresponsable de algunos medios de comunicación, particularmente la televisión que, con su programación, legitima las conductas violentas y coloca a los pacíficos como si fueran seres sin coraje para la lucha. Cuando ocupé la cartera de Educación, hace muchos años, logramos sacar adelante un área curricular que llamamos "Educación para la democracia, la paz y la vida en sociedad" que ofrecía, y ofrece, los elementos y valores para reeducar al país. Yo creo que esto ha funcionado bien y que los cambios en escuelas y colegios son positivos, pero todavía es muy prematuro hablar del efecto de esta cátedra. Además, se requiere de otras series de transformaciones mucho más radicales de nuestro sistema educativo". (JAIME ARIAS RAMIREZ. Violencia, derechos humanos y medios de comunicación. En Cátedra Konrad Adenauer de Comunicación y Democracia. Formación permanente para periodista, 1997. Santa Fe de Bogotá. Colombia. 1998, pag. 52).


LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN: Como periodista quiero hacer unas consideraciones relacionadas con el ejercicio profesional frente a los derechos humanos y el funcionamiento de la democracia. El célebre escritor español don JUAN VALERA dijo que "hay tres maneras de concebir el oficio y los deberes del periodista ante la opinión pública: "formarla, informarla o deformarla". Los colegas periodistas deben estar ampliamente capacitados frente al conocimiento de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales que integran los derechos humanos para que puedan difundirlos y crear una conciencia generalizada sobre ellos. No debemos olvidar la afirmación del gran jurista y poeta venezolano, don CECILIO ACOSTA, quien declaró que "el periódico es la universidad del pueblo". De ahí la trascendental responsabilidad que los periodistas tenemos de educar y formar a los ciudadanos en la amplia gama de sus derechos y de sus obligaciones, y de señalarle la misma contrapartida a los Estados. Los medios de comunicación juegan en los tiempos modernos una influencia que ellos mismos a veces no valoran. La competencia, el rating, no exigen más de las veces la serenidad, el aplomo, la seriedad que muchas de las informaciones o noticias requieren. La avalancha informativa que minuto a minuto se produce en el orbe hace más difícil la misma selección noticiosa. Si agregamos a lo anterior la falta de confirmación y valoración de la noticia, es fácil caer en el llamado "síndrome de la chiva" o en el sensacionalismo y hasta en la apología del delito. En los últimos tiempos se ha impuesto la manipulación del periodista por la fuente, se ha creado el chantaje terrorista, el secuestro y la muerte. Decenas de mártires profesionales del diarismo han entregado sus vidas antes que faltar a los dictados de su conciencia. Hace unos años los medios de comunicación colombianos, en un acuerdo sin precedentes, decidieron no divulgar los textos de proclamas, mensajes o comunicados expedidos por guerrilleros, terroristas y secuestradores, con lo cual se eliminó la amplia divulgación que para sus actividades delictivas esos grupos fuera de la ley perseguían. Hoy se impone, ante la notoria pérdida de credibilidad en los medios de comunicación y en las instituciones democráticas en general, la creación de un "periodismo cívico", en el cual los periodistas se involucren más en los asuntos públicos de la comunidad en la cual viven y se desempeñan.


EL CONTRAPODER: El fundador de la Organización de Asociaciones de Periodistas Iberoamericanos, O.A.P.I., el Académico y Periodista español, don LUIS MARIA ANSON, afirmó: "la prensa no es el cuarto poder, sino el contrapoder, el instrumento a través del cual los ciudadanos apoyan con el elogio a los diversos poderes cuando aciertan o les critican cuando yerran. La libertad de expresión es indivisible y ante ella no pueden alzarse dominios reservados ni áreas protegidas". "La libertad de opinión es fundamental para el ejercicio de la democracia en cualquier nación y los medios de comunicación han de actuar siempre como contrapoder para equilibrar los abusos y contener los excesos de los que los ostenta. La libertad de expresión es la piedra angular de la salvaguarda de la democracia".


LUIS MARIA ANSON. En "Prensa independiente " Editorial de A.B.C. Madrid, martes 7 de mayo de 1996. Y en "Inoportunidad de Yanes", Editorial de A.B.C. Madrid (Viernes 30 de abril de 1993), dice: "EL SER HUMANO, es urgente propender porque todos los esfuerzos en materia de difusión de derechos humanos, redunden de manera efectiva en la protección del ser humano como tal". Estamos en mora de formar la sociedad en "una cultura de respeto y defensa de los derechos humanos, de lucha por la libertad, la justicia, la equidad y la convivencia". "La juventud constituye el punto de partida vital para iniciar el proceso de formación de una sociedad comprometida con el respeto a la dignidad del ser, en situaciones de normalidad o de conflicto". (AURELIANO NIGUEPA BECERRA Y JOHANNA ISABEL MONCON TORRES. Incorporación de estudios sobre derechos humanos. Revista La Tadeo N° 55. Octubre - Diciembre 1997. Santa Fe de Bogotá, págs. 46 a 48).


PERIODISMO PARA EL NUEVO MILENIO: El periodismo y la prensa latinoamericanos, nacieron de la necesidad de informar y luego se convirtieron en un instrumento de cambio, de democracia, de cultura, de civilización y de formadores y creadores de patrias. Esta eminente función, glorifica a la prensa y al periodismo latinoamericano. Cumplieron la misión que los pueblos les pedían. Bien definieron a esos periodistas heroicos, que aún hoy existen: "Periodista verdadero es aquel que cumple con su trabajo, vigilado por el tirano, acechado por la muerte. Como si viviera el último día, vuelca en sus paginas las reservas de su genio". Los grandes periódicos latinoamericanos nada tienen qué envidiarle a los rotativos europeos, asiáticos, estadinenses. "El periodismo tiene como su principal fin crear Patria". En este mundo moderno de la intercomunicación, frente a las grandes avalanchas informativas, los periodistas, deben tener una mayor capacidad de selección y no olvidar que las funciones primordiales de la prensa son las de educar, enseñar, distraer e integrar.
El periodismo es una conciencia integradora y tal vez en esto estamos fallando. Hace falta integrar nuestras patrias mediante la información. Se necesita crear un periodismo para el desarrollo, con una profunda sensibilidad social, respetuosa de la Constitución y de la Ley, y defensor de los derechos humanos. Un periodismo nacional con un sentido latinoamericano. Veamos las condiciones que señalaba el gran periodista JOSE MARTI, para calificar un buen periódico: "Que no haya manifestación de vida, cuyos diarios accidentes no sorprendan al diarista": eso es hacer un buen diario. Decir lo que a todos conviene y no dejar de decir nada que a alguien pueda convenir. Que todos encuentren en el diario lo que pueden necesitar saber. Y decirlo con un lenguaje especial para cada especie: escribiendo en todos los géneros, (menos en el fastidioso de Boiledu), desdeñando lo inútil y atendiendo siempre lo útil elegantemente. Que un periódico sea literario no depende de que se vierta en "el mucha literatura", sino que se escriba literariamente todo. El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano, y la espuela en el tacón. Al menor accidente, debe saltar sobre la silla, sacudir la fusta y echar a escape el caballo para salir pronto y para que nadie llegue antes que él. Debe, extractando en libros, facilitar su lectura a los pobres de tiempo, o de voluntad o de dinero. Hacer asistir a los teatros, como sentados en cómoda butaca, que este efecto hace una alineada y juiciosa revista, a los pobres y a los perezosos. Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público. Debe ser coqueto para seducir, catedrático para explicar, filósofo para mejorar, pilluelo para penetrar, guerrero para combatir. Debe ser útil, sano, elegante, oportuno, valiente. En cada artículo debe verse la mano enguatada que lo escribe, y los labios sin mancha que lo dictan. No hay centro mejor que un buen periódico". No olvidemos que la prensa es el instrumento más eficaz para informar y más útil para la posteridad.


 COMUNICACION E INFORMACIÓN; Una de las necesidades elementales para la supervivencia humana, es la comunicación y estamos en la era de las autopistas de la comunicación y en la sociedad de la información. Los límites de esta sociedad "parecen ser infinitos, por lo menos, no alcanzamos todavía a vislumbrarlos". La información se transporta a la velocidad de la luz y gracias a la ciencia, a la tecnología y a la informática, son millones los seres humanos que se incorporan a la vida plena y a la "reindustrialización", gracias a la "nueva sociedad informatizada", que funciona sobre la base de la informática y de la telemática. La informática es la ciencia del tratamiento automático y racional de la información. La "telemática, aun cuando esta palabra no figura en el diccionario de la lengua, es la unión de la informática y las telecomunicaciones, que usando de las dos tecnologías permite ampliar el campo de la informática y el número de sus usuarios, con una serie de nuevos servicios destinados tanto a las empresas como al gran público. A partir del derecho a la información de la Declaración de los Derechos Humanos, de la ONU, de 1948 y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, del 22 de noviembre de 1969, de San José de Costa Rica, es necesario actualizar y satisfacer las demandas de justicia que la información conlleva y regular legalmente las características concretas de cada medio de comunicación, de las organizaciones que informan, el estatuto de los informadores y proteger y potenciar los derechos del público.